Un dúplex rural con alma minimalista

Cuando mis clientes compraron su dúplex en una zona rural sabían que querían dialogar con un diseñador que organizase su interior porque necesitaban algo que se saliese de la tipología conservadora del promotor del edificio. Fue ahí cuando entró mi estudio y diseñó un hogar a medida para la pareja que estaba a punto de tener su primer hijo.

De la ciudad al campo

Era la segunda vivienda de mis clientes que durante la semana viven en Barcelona y suben al pueblo el fin de semana. Pero querían que ésta fuera su casa principal porque para ellos el piso de Barcelona es sólo un lugar de paso donde están por trabajo.

El programa, formado por la cocina, el comedor, tres dormitorios, una sala con estudio y un baño en cada planta, prioriza, por voluntad manifiesta de los propietarios, la cocina y la sala. Los propietarios, pese a no estar de acuerdo con la distribución arcaica de la promoción del inmueble, tampoco se atreven con un espacio muy abierto y piden que los dormitorios tengan una total privacidad, aceptando, sin embargo, un grado de transformabilidad que aumente la interacción. Esta petición también la hacen extensible, en menor medida, a otros usos de la casa, como la cocina, donde les gusta cocinar a cuatro manos. Tienen claro que la planta superior del dúplex, donde se disfruta de más vista, sea un espacio diáfano dedicado exclusivamente a sala y estudio.

plano

 

plano

 

plano

 

plano

Un espacio unido a su entorno natural

Desde la vivienda, las vistas de los campos, las montañas y algunos tejados de viejas tejas del pueblo, recomiendan reflexión en la toma de decisiones. No estamos en la ciudad, ni siquiera en medio del pueblo y no tenemos referentes urbanos. Desde la casa, la relación principal es con la naturaleza y con los campos que se visten y se desnudan con elegancia en el transcurso de las estaciones.

El interiorismo debe saber asumir su emplazamiento. Debe plantear modos de vida actuales, empapados con el espíritu y la identidad del entorno donde se inserta. Escuchando como habla el lugar, el proyecto moderno se impregna de la sensatez necesaria para construir una realidad que pone de acuerdo las propuestas -incluso las más atrevidas- con el conocimiento cognitivo y se hace digerible.

Las decisiones proyectuales, que definen el espacio y prescriben materiales, deben orientarse a entender la percepción del cliente, mejorarla cualitativamente y conseguir que asuma como propio lo que, responsablemente, el diseñador elabora con perspectiva de futuro.

comedor

comedor con pasillo

comedor con pasillo

comedor con pasillo

Los formalismos y los decorativismos son subjetivos y sometidos a la moda o al interés del autor. Ignorarlos y dedicarse a resolver los problemas de fondo, en estrecha colaboración con el cliente, hablándole de usos, de funciones, de utilidades y muy poco de belleza, además de resolver el proyecto, suele generar forma implicada, belleza coherente y, en consecuencia, la aprobación del cliente.

El interiorismo, en un entorno rural de campos y montañas en un pueblo pequeño, conviene organizarlo evitando la fastuosidad y este hado inevitable que, hoy, iguala los espacios de todas las partes del mundo. En consecuencia, conviene que el espacio interior, de una manera sutil, se sienta estrechamente unido a su entorno natural.

En resumen, este interior surge de un planteamiento fácil, de líneas limpias y paramentos blancos que atrapan la luz. De una flexibilidad en la elección de texturas, en la formalización de la iluminación integrada y en la manera de definir la privacidad de los espacios. Y también surge, este interior, de una espontaneidad que busca transmitir sentido de unidad sin caer en el uniformismo, y que evita el gesto trascendente o excepcional. El proyecto explora a partir de la construcción existente, aceptando los elementos inevitables como una realidad que hay que adaptar, sin ramplonería, con los sentidos puestos a transmitir facilidad, sencillez, comodidad, quietud, calor, detalle ..., más o menos lo mismo que contagia la visión del entorno desde la ventana.

Tratamiento del espacio

La primera planta del dúplex, muy irregular, viene condicionada en su distribución por la situación de los desagües y las ventilaciones generales del edificio. Este hecho es menos notorio en la planta superior, no obstante, la existencia del volumen del ascensor hipotecando un rincón de la planta y la estructura de la escalera inamovible, constituyen obstáculos que el proyecto debe afrontar creativamente.

Por otra parte, hay una presencia de elementos distorsionadores que también dificultan la obtención de un resultado formal sosegado. Son los pilares estructurales colocados sin cuidado y, sobre todo, los conductos verticales de las instalaciones de suministro de servicios, desagüe y extracciones, presentes en cualquier lugar de las plantas. El proyecto considera importante disimular su presencia y los integra en los paramentos, armarios, muebles, etc. que definen los espacios.

A partir de todo lo que es inamovible y de la percepción que el cliente tiene sobre el espacio, el proyecto busca la máxima apertura e interrelación entre las partes, logrando vistas cruzadas, horizontales y verticales. La máxima comunicación se obtiene en la planta superior, destinada a sala de estar y estudio, organizados a cada lado de la escalera, pero física y visualmente unidos.

salón

estudio

El resto, se define con fragmentos de paramentos sin puertas o con paneles de cierre sin marcos y, mediante huecos convenientemente controlados, se establecen comunicaciones entre dependencias y entre éstas y el exterior. A destacar, la comunicación que desde el acceso abarca la planta superior a través de un rellano de cristal situado sobre los primeros peldaños de la escalera, o la que desde estos primeros escalones atraviesa el acceso, entra en la cocina y llega hasta la calle o, aún, la que sentados en el office de la cocina, atraviesa la cocina, se mete en el comedor y abarca a ver el paisaje exterior. Son, entre otros, pequeños detalles obtenidos analizando las posibilidades que una construcción inicialmente prosaica puede conseguir, trabajándola cuidadosamente.

La ausencia de marcos aligera los volúmenes y desdibuja los límites. Las estancias se buscan y, con los paneles abiertos, dejan entrar la mirada sin solución de continuidad. Se obtiene un espacio abierto controladamente, próximo al espacio único diáfano, a lo que contribuye el tratamiento blanco de todos los paramentos, incluso los armarios que también conforman las estancias.

pasillo

pasillo con dormitorio

pasillo con dormitorio

En el planteamiento fluido del espacio, tienen una relevancia especial dos soluciones. Por un lado, la escalera. En el momento de recibir el encargo ya se había construido su estructura sin otra pretensión que subir de la planta inferior a la superior. La tarea del proyecto fue dotarla de interés introduciendo pequeños cambios dirigidos a hacer más práctico y agradable su trazado. Gracias al rellano de cristal construido en la planta superior, que antes no existía, se consigue comunicar la sala con el estudio, en sentido longitudinal y, se potencia el juego de la luz que se filtra hacia el acceso a la vivienda, situado en la planta inferior. La formalización de los componentes de la escalera toma una expresión simbólica y literal, principalmente por el uso de la madera de pino (el árbol del lugar) y el gesto directo, desacomplejado, de las decisiones formales.

La otra solución, que también requería tomar una decisión radical, fue convertir el rincón penoso hipotecado por el volumen del ascensor, en un espacio útil y que no delatara su origen: la invasión de la propiedad privada por parte del ascensor comunitario. Siguiendo todo el perímetro de ventanas de la planta superior se proyectó un mueble de madera de pino que, a la vez, también lo recorre una luz longitudinal, diseñada expresamente. Este mueble, primero, es una mesa de trabajo del estudio, después, un mueble contenedor que también hace de soporte del radiador de la calefacción, a continuación, llegando al rincón del estar, resuelve el problema generado por la desafortunada situación de un pilar estructural, creando una mesa auxiliar para los sofás y continúa hasta el ascensor, convirtiendo la plataforma en una cama para la siesta, rincón de lectura y situaciones informales. El volumen del ascensor queda totalmente eclipsado con los cuatro escalones de acceso a la plataforma, los estantes y la televisión del estar, que hace de barandilla de la cama elevada.

La voluntad de ligereza hace utilizar recursos para sacar peso a la construcción. El uso de cristales, rematando el volumen del baño de la planta superior, permite captar con una mirada la profundidad del techo inclinado; en el baño de la planta inferior resuelve el cierre de la ducha, construye un armario y cierra el wc convirtiendo el recinto en un volumen iluminado y, cuando hace falta calidez, el vidrio, se reviste con una fina lámina de madera de pino y se retroilumina, como en el cabezal de la cama y el paramento vertical situado cerca del dormitorio.

baño

baño

baño

baño

baño

La cocina, muy importante para los propietarios, consta de una zona de despensa y limpieza, un office, una zona de aguas en isla, otra de cocción y la de frío, café y otros usos, conectada más directamente con el comedor. Éste, reducido a la mínima expresión, consta sólo de una mesa extensible, ya que el estar se encuentra en la planta superior. Los volúmenes de la cocina no llegan hasta la fachada con el fin de no interferir la propagación de la luz, establecer una buena comunicación en sentido transversal y aligerar la construcción.

cocina

cocina

cocina

cocina con pasillo

cocina con pasillo

La vivienda prescinde del uso de baldosas en el revestimiento de paredes y allí donde es estrictamente necesaria la protección contra la humedad utiliza el acero inoxidable, en la cocina, y el mármol de Carrara, en los baños. También prescinde de lámparas para la iluminación, en su lugar utiliza fuentes de luz integrada -indirecta o semi- indirecta-, alojadas en los elementos constructivos o en los muebles que, de este modo, aportan sus cualidades a la atmosfera de la casa.

La voluntad de proyectar un interior afín con las características ambientales del entorno, se apoya en una serie de decisiones entre las cuales, el tratamiento de los muros interiores blancos, pero de texturas diversas, destacando la del ladrillo visto pintado, en la zona central de la planta inferior y en el exterior del baño de la superior. La luz incide sobre su superficie y aporta cualidades de intensidad y color variables durante el transcurso de las horas.

Una opción de proyecto fue dejar sin revestir el hormigón de la losa de cubierta, de textura brutal, con el fin de promover sensaciones de rusticidad, como es habitual en los desvanes, pero con un recurso actual. Las paredes de los baños combinan el refinamiento del mármol de Carrara, y sus connotaciones históricas, con la rusticidad de un revestimiento de cemento similar al aspecto de las rocas calizas de las montañas vecinas. Finalmente, el pavimento es cerámico, un gres rectificado de gran formato y buenas prestaciones pero del color de la tierra, rojo sin modificar, con acabado esmaltado resistente a todos los productos nocivos, por lo que ha sido posible colocarlo en todas las dependencias y conseguir un tratamiento unitario. El pavimento cerámico era habitual en esta zona donde nunca ha habido tradición de suelos de madera.

El diseño de una vivienda, limpio y reducido como este, infunde calma y bienestar de una manera natural, ya que el usuario percibe el equilibrio que el proyecto ha establecido entre las funciones y las formas, espontáneamente, sin forzar nada. Pero, este equilibrio es fácilmente alterable si no se tiene el cuidado necesario en las decisiones que tomará la propiedad a partir del momento que ocupe la vivienda. Esto, se refiere a los objetos, formas, colores y, muy especialmente, a la introducción indiscriminada de todo tipo de elementos. La contención y entender que todo es susceptible de romper la armonía de un proyecto estudiado, son los mejores aliados para evitar que un espacio se viva con elementos confrontados a los que se habían proyectado.

Fotografía: David Cardelús

Comenta, opina y/o pregunta sobre "Un dúplex rural con alma minimalista"



Al hacer click en "Enviar" acepto los
Términos y Condiciones de uso y nuestra Política de Privacidad

Reforma un piso de
m2 por solo

Selecciona las reformas que quieres incluir en el presupuesto:
Suelo laminado

Desde 29 Eur m2 (9 Eur material + 20 Eur mano de obra) x 60 m2

Pintar paredes
2.280€

Desde 6 Eur/m2 solo pintar (0,5 Eur material + 5,5 Eur mano de obra) y desde 13 Eur/m2 enyesar y pulir las paredes x 120 m2.

Pintar techo

Desde 6 Eur/m2 (0,5 Eur material + 5,5 Eur mano de obra) y desde 13 Eur/m2 enyesar y pulir techo x 60 m2.

Cocina nueva
0€

Cocina pequeña ( m2) completamente instalada y equipada (gama media de electrodomesticos, encimera de Silestone y mobiliario en madera aglomerada con acabado de formica,). * Agua, electricidad, desagües, obra civil (suelos y techos) no incluídos.

Baño nuevo
0€

Un baño. Incluye suelos, paredes e instalaciones (retirando material existente), con ducha, mueble de baño e inodoro.

Total 5.520

Si deseas realizar una reforma integral, añadiendo además toda la instalación eléctrica, puertas y ventanas, armarios empotrados, caldera/ calefacción o climatización, enlucidos, alicatados de cocina, solados de cocina, demoliciones de todo, fontanería, cocina, saneamiento cocina, rodapiés, mamparas, permisos (contenedor, boletín eléctrico, gas...) conviene que vaya un profesional a ver el piso pero calcula mínimo 500 Eur por m2.