Una reforma low cost con olor a mar

Teníamos un apartamento en la playa de El Perelló (Valencia) y un encargo: hacer una reforma low cost. El presupuesto, unos 20.000 euros, y los metros, unos 90 m2, no fueron un problema. Sólo tuvimos que priorizar en la inversión y combinar la base de mobiliario low cost con piezas buenas de diseño. El olor a mar lo puso el Mediterráneo que se cuela por la terraza.

Cómo repartir dinero en una reforma low cost

El piso tenía unos 90 m2 y unos pocos más si se incluye la terraza. Los dueños nos encargaron una reforma que renovara el estilo del piso dándole un toque actual y efectista pero sin disparar demasiado el prespuesto. No olvidemos que se trata de una segunda residencia. Teníamos unos 15.000 euros para invertir y esta fue nuestra estrategia:

1.- Invertir más en los elementos fijos que han de perdurar

Destinamos una gran parte del presupuesto a los elementos fijos (suelos, carpinterías, chapados, instalaciones ...) que deben perdurar más y que su sustitución supone una inversión más fuerte.

2.- Optar por las opciones low cost en los elementos fácilmente sustituibles

Buscamos mobiliario low cost para el interiorismo del apartamento con unos toques de piezas de diseño que le dieron ese efecto más especial. Porque siempre se pueden sustituir los muebles por otros cuando haya más prespuesto.

Un suelo muy especial, el Bolon

Tuvimos unas grandes inversiones fijas en electricidad y fontanería, además de la pintura blanca, mate y lavable de las paredes, nuevas carpinterías exteriores de aluminio y doble acristalamiento, armarios empotrados completamente vestidos, puertas más anchas y altas que las anteriores y, por supuesto, el suelo de Bolon que es una de las cosas más especiales del apartamento.

¿No sabes lo que es el Bolon? Es un material que al primer golpe de vista parece una fibra natural trenzada pero, en realidad, es 100% plástico y estanco. Es muy fácil de instalar, como una moqueta, y su amplia gama de colores permiten conseguir un aspecto natural y acogedor. Además, es un material sintético y altamente resistente (no coge polvo y se limpia con mocho) Escogimos el color gris como contraste con el blanco de las paredes y la base del mobiliario que se puede apreciar muy bien en el salón-comedor.

salón con comedor

Trabajando en el corazón de la casa: su salón-comedor

Así se veía el salón-comedor antes de nuestra intervención.

salon antes

Debíamos conseguir la máxima ligereza y frescura visual para agrandar un espacio pequeño que era el 'corazón interior' de la casa. Escogimos una base de mobiliario blanco completada con unos toques de color arena y un par de 'destellos' metalizados.

Y distribuimos el espacio en dos zonas: salón y comedor. Una gran mesa redonda de Ikea inspirada en la mesa Tulip de Eero Saarinen preside el comedor con unos testigos de excepción: las preciosas y ligeras sillas Victoria Ghost de Kartell a juego la lámpara de suspensión Gé también de Kartell.

comedor

El armario bajo de gran almacenaje (una prioridad lógica para los propietarios de la casa) completa la zona de comedor junto a tres láminas decorativas en tonos arena y dos lamparitas de cristal que garantizan la iluminación indirecta de esta zona de la estancia.

Creamos también un rincón de lectura como transición al salón. Ahí está la comodísima butaca Poang (fuertemente inspirada en una de las famosas creaciones de Alvar Aalto) y nuestra recién descubierta lámpara de pie Stockholm que sin duda buscar emular nuestra adorada floor lamp de Arne Jacobsen.

sillón en comedor

El salón disfruta de la luz mediterránea que entra a raudales por el gran ventanal. Allí desplegamos los toques de interiorismo low cost y diseño. Una mesa de centro de Habitat con jarrones IIttala de Alvar Aalto, un discreto toque del vinilo "love birds" de Ferm Living sobre el mueble de TV ...

salón con terraza con vistas al mar

... unos apliques Tolomeo de Artemide sobre el sofá (ya que no había espacio para colocar lámparas de pie en sus extremos) ...

salón con terraza

Entre fogones

A los propietarios del apartamento les gustaba el estilo sencillo de la cocina original, pero necesitaba un gran lavado de cara. El chapado, fontanería e interior del mobiliario estaba en muy mal estado.

cocina antes

Así que reformamos la cocina siguiendo al máximo el espíritu de la anterior. La encimera que originalmente era de granito pasó a ser de Silestone gris a juego con el nuevo suelo de Bolon y, dejamos un hueco preparado para el lavavajillas de 45cm que tienen previsto instalar.

El resto de electrodomésticos (horno, campana, vitro, nevera) se mantuvieron de momento aunque las medidas del mobiliario están realizadas en previsión de que se instalen electrodomésticos nuevos en el futuro.

cocina

Ganando espacio en los baños

El apartamento tiene dos baños y ambos con historias que contar. Aquí están. El baño secundario era muy pequeño, como se puede ver.

baño pequeño antes

Ahí buscamos un efecto limpio y funcional con un toque divertido. Potenciamos al máximo la amplitud visual del baño dejando las paredes sin chapar y pintadas con pintura blanca antihumedad salvo en la zona de la nueva ducha. En el suelo y paredes de la ducha pusimos un gresite aguamarina (relajante y fresco).

baño secundario

Pero la historia detrás de este baño está en el mueble. Es el pequeño Lillangen de Ikea, uno de nuestros preferidos no sólo porque lo diseñó una amiga mía de la infancia sino porque, además de bonito, es muy muy práctico ya que incorpora todos los accesorios necesarios sin necesidad de perforar la pared.

¡Es lo más práctico para espacios pequeños!

lavabo para baños pequeños

El dormitorio principal tiene su baño privado. Así se veía antes de la reforma.

baño principal antes

Con la reforma mantuvimos su distribución general pero sustituimos la pequeña bañera por una ducha para conseguir más amplitud y comodidad.

ducha en baño pequeño

El nuevo mueble de baño sobre el que se encuentra un dispensador de jabón de Eva Solo y un ambientador en sticks de Zara Home y los sanitarios (que los clientes quisieron mantener el mismo modelo que había antes de nuestra reforma) siguieron este estilo ligero all white en contraste con el suelo de gresite gris/negro que termina de cerrar el elegante estilo bicolor de este baño.

¿Y la historia detrás de este baño? Está en los espejos, ¡búscala!

baño pequeño con espejos

Preparando el sueño

En los dormitorios sacamos la varita mágica. Así era el dormitorio principal.

habitación principal antes

Y así quedó, con una serie de vinilos en colores vivos (como le gustan al padre de la familia). ¡Alegría!

dormitorio con vinilos

Así eran los dormitorios de los hijos.

habitaciones juveniles antes

Y así quedó el del hijo mayor. Un dormitorio juvenil cómodo y funcional con zona de estudio.

dormitorio juvenil

Y el de la niña, con dos camas gemelas para invitar a amigas y primas.

dormitorio juvenil niña

Comenta, opina y/o pregunta sobre "Una reforma low cost con olor a mar"



Al hacer click en "Enviar" acepto los
Términos y Condiciones de uso y nuestra Política de Privacidad

Reforma un piso de
m2 por solo

Selecciona las reformas que quieres incluir en el presupuesto:
Suelo laminado

Desde 29 Eur m2 (9 Eur material + 20 Eur mano de obra) x 60 m2

Pintar paredes
2.280€

Desde 6 Eur/m2 solo pintar (0,5 Eur material + 5,5 Eur mano de obra) y desde 13 Eur/m2 enyesar y pulir las paredes x 120 m2.

Pintar techo

Desde 6 Eur/m2 (0,5 Eur material + 5,5 Eur mano de obra) y desde 13 Eur/m2 enyesar y pulir techo x 60 m2.

Cocina nueva
0€

Cocina pequeña ( m2) completamente instalada y equipada (gama media de electrodomesticos, encimera de Silestone y mobiliario en madera aglomerada con acabado de formica,). * Agua, electricidad, desagües, obra civil (suelos y techos) no incluídos.

Baño nuevo
0€

Un baño. Incluye suelos, paredes e instalaciones (retirando material existente), con ducha, mueble de baño e inodoro.

Total 5.520

Si deseas realizar una reforma integral, añadiendo además toda la instalación eléctrica, puertas y ventanas, armarios empotrados, caldera/ calefacción o climatización, enlucidos, alicatados de cocina, solados de cocina, demoliciones de todo, fontanería, cocina, saneamiento cocina, rodapiés, mamparas, permisos (contenedor, boletín eléctrico, gas...) conviene que vaya un profesional a ver el piso pero calcula mínimo 500 Eur por m2.